Termoimpresión - Hot stamping

Dicho de la manera más sencilla posible, la termoimpresión o hot stamping es el proceso de estampado de un dibujo ó texto sobre una superficie del material apropiado. De esta manera se logran resultados muy vistosos y con la máxima calidad.

Usos de la termoimpresión

Sin duda, el uso más extendido de la termoimpresión es el sector de la cosmética y sus envases. Pero también se pueden realizar trabajos de uso industrial, tales como :

Materiales sobre los que se puede utilizar la termoimpresión

El proceso de la termoimpresión se realiza mediante transferencia por calor de un pigmento. Es por esto que se puede utilizar para imprimir sobre materiales como madera, cuero, termoplásticos, pero también otros quizás más delicados como el papel o la cartulina. En estos dos últimos casos, se podría aplicar por ejemplo a libros, revistas o también tarjetas de presentación, cajas, o entradas para un evento como un concierto de música.

Cómo se realiza el proceso de termoimpresión

Si hablamos del proceso de diseño de la termoimpresión, debemos empezar por el principio. Es decir, el diseño y concepto para su impresión. Esta técnica requiere primero de todo que se cree un archivo en un formato de imagen y preferentemente ha de ser en formato Adobe Ilustrator. Autocad, bitmap o mapa de bits, el alta resolución.

El proceso se realiza con una cuña de bronce, magnesio, aluminio ó silicona. Para ello se utiliza una pelicula con el pigmento en el color elegido que es la que transfiere dicho pigmento al ser aplicado el calor. Luego, se coloca en una prensa en la que la pelicula quedará atrapada y al aplicar el calor, esta se transferirá al material y quedará adherido completamente a la superfície en la que se quiere imprimir.

Principales Ventajas

Dado que es un proceso de marcado, la duración de la termoimpresión puede ser elevada dependiendo del pigmento utilizado y el sustrato al que se ha hecho la impresión, tiene una gran resistencia y permite cierto grado de personalización en los estampados.